El Oro de Oaxaca

El placer del mezcal

Olvídese de cocinar

Cuando de comer rico se trata, nuestro país no tiene problema alguno en cuanto a las opciones y lo que falta es estómago ante la variedad disponible para comer.

Cada una de las diversas regiones del país tiene guisos que los caracterizan, siendo muy distintos entre ellas.

De todo este repertorio hay algunos que forman parte de la dieta habitual de los mexicanos y no siempre se puede recurrir a la gran diversidad debido principalmente al tiempo de que se dispone en la actualidad para ir a comer.

Aquellos días en que a la hora de la comida cada quien iba a su casa y después regresaba para terminar sus actividades en el trabajo son algo que ya no se ve.

Con el tamaño que han adquirido las ciudades, la gente se ha visto forzada a llevar algún alimento de su casa o bien ir a comer a lugares cercanos a su trabajo y esta oportunidad ha transformado, en las últimas décadas, los hábitos de la gente al recurrir cada vez más a la comida rápida.

A principios de los 80’s, al hablar de la comida rápida se pensaba de inmediato en pizzas o hamburguesas.

Nuestra comida también adoptó el concepto con mucha facilidad, haciendo que las tradicionales taquerías tomaran algunas ideas para facilitar que la gente comiera rápidamente o encontrara alternativas a la llamada “comida rápida”.

Esta tendencia de buscar la diferencia siguió agregando toques distintivos que los hicieran resaltar.

Fue entonces cuando nació ese ejército de motociclistas que diluyen la diferencia entre lo audaz y lo inconsciente, además de invadir cada rincón de la ciudad al ser los que hacen posible las entregas a domicilio.

Este concepto fue tan bien recibido que además de hacerse popular, comenzó a ser usado por otros giros, como las taquerías, negocios de anotojitos y servicios de café.

Esto fue suficiente para satisfacer las necesidades de comida fuera de casa, sin embargo los negocios se dieron cuenta de que ese diferenciador realmente les proyectaba aún más de lo que era simplemente esperar a un cliente en el negocio.

bully-food-truck-edmonton

En este punto, los negocios de comida ya brindaban un servicio bastante completo, cubriendo las principales necesidades de los comensales y aun así, algunos se esmeraron un poco más.

Si bien los servicios de comida a domicilio ya se ofrecían, faltaban los servicios para eventos especiales.

Algunos restaurantes vieron la forma de trasladar los alimentos junto con las parrillas, utensilios, estufas y otros accesorios necesarios para “llevar el restaurante hasta el lugar del evento”.

Los servicios de cazuelas con guisos para preparar tacos, carnes al carbón y parrilladas a domicilio fueron los primeros que ofrecieron esto para eventos pequeños, fiestas familiares o cualquier reunión en la que es muy conveniente deshacerse del pendiente de la comida.

Finalmente, se agregaron los servicios de postres, café y helados, llevando la fiesta completa hasta cualquier ubicación, como una oficina o una casa.

La evolución de estos servicios no para y es difícil imaginar lo que viene.

Posiblemente las pizzas u órdenes de tacos al pastor sean entregadas a domicilio, usando drones o alguna otra curiosidad que los distinga, pero eso está por verse… literalmente.