El Oro de Oaxaca

El placer del mezcal

Cómo hacer realidad tu propósito de viajar

No, no te vamos a recomendar que mientras suenan las doce campanadas de Año Nuevo tomes una maleta vacía y salgas corriendo a darle una vuelta a la manzana.

Puede que algunos confíen en rituales como ése. Y, quién sabe, puede que funcionen. Pero hay formas mucho más efectivas, aunque implican más constancia, es cierto, de cumplir ese propósito que casi todos anhelamos; el de viajar.

viajar

Ahorra

¿Te parece complicado? Bueno, no prometimos fórmulas mágicas, pero tampoco te proponemos imposibles. Si ya tienes un destino en mente y cuentas con un estimado de la cantidad que necesitas para poder viajar a ese lugar, organiza tus gastos para que mes a mes puedas ahorrar un monto específico. ¡Y aparta ese dinero religiosamente! Tal como lo haces con el que dedicas a pagar renta, servicios, créditos y demás gastos, ¿cierto?

Si no tienes muy claro el destino ni cuánto necesitas, pero sabes que este año quieres viajar, también ahorra cada mes, aunque no siempre pueda ser la misma cantidad. Verás que con constancia llegas a la meta.

Planifica

Probablemente ya sabes que hay temporadas en las que viajar resulta muy caro, como el fin de año y las vacaciones de Semana Santa o verano. En cambio, hay otras en las que puedes encontrar precios más que accesibles, sencillamente porque la demanda turística es prácticamente nula en esas fechas.

Si tienes la opción de elegir tus días de vacaciones, prográmalos en temporadas bajas, así tendrás una primera garantía de encontrar mejores ofertas. Elige tu destino y comienza a buscar vuelos y alojamiento con al menos tres meses de anticipación. Y en el caso de los boletos de avión, cómpralos con al menos un mes de anticipación.

Busca opciones económicas

A menos que quieras viajar con todo lujo, para lo cual tendrás que ahorrar mucho más o ganar la lotería, quédate con las opciones que te permiten ahorrar, aunque tengas que renunciar a ciertas comodidades.

Al viajar por avión, siempre que sea posible, elige las aerolíneas de bajo costo, como Interjet en México o Ryanair en Europa. En cuanto al hospedaje, puedes encontrar albergues muy cómodos y económicos en sitios como Hostelworld.com, para buscar hostales, o en AirBnB, para hospedarte con gente del lugar.

Si tu meta es viajar y conocer el mundo, probablemente no te importará el que no puedas documentar dos maletas (¿para qué quieres cargar tanto?) o que no haya televisión por cable en el cuarto del hotel (no vas a ir al otro lado del mundo para sentarte a ver la tele).

Elige destinos menos frecuentados

Todos soñamos con Nueva York, París o Londres en algún momento de nuestras vidas. Y si se presenta la oportunidad de viajar a este tipo de ciudades, ¡adelante!, no hay que pensarlo dos veces. Pero si el tiempo, los recursos económicos o cualquier otro factor te impiden hacer esos viajes, no te desanimes. ¡Hay mucho mundo por descubrir! Los destinos menos cotizados tienen muchas ventajas; encontrarás menos aglomeraciones, los servicios suelen ser mejores (en algunos casos) porque no hay tanta gente que atender y por lo general, todo es más barato.